“Los sueños se logran con disciplina y convicción”, Jonathan Chávez González

Con sólo 21 años es campeón internacional de Point fighting (una de las siete ramas del Kickboxing). Ha ganado el campeonato nacional en seis ocasiones y 15 el regional. Practica desde los seis años y ha competido en más de 20 países.

Estudia el cuarto semestre de la carrera de Derecho. Pertenece al Parlamento Estatal de la Juventud donde colabora con legisladores en la creación de proyectos sociales.
En la Academia Internacional de Formación en Ciencias Forenses estudió un curso de perito en criminalística. Al mismo tiempo, auxilia en la administración de un negocio familiar. Sus logros deportivos han sido difundidos por diversos medios.

Por segunda ocasión es uno de los cuatro seleccionados nacionales para representar a México en la Copa Mundial Wako “Irish Open” en Dublín, Irlanda en marzo. Se encuentra muy emocionado pues quiere ser el primer mexicano en ganarla.

Hace un año fue el único latinoamericano entre los cinco mejores del mundo. Comentó que fue una experiencia difícil, viajó completamente solo a un lugar desconocido. “Recuerdo el consejo de mi mamá: ‘Tienes dos opciones: vencer tu miedo o dejarte vencer’”.

Ahora se prepara a conciencia. Entrena de cuatro a cinco horas diarias. Se levanta a las 4:00 am y se duerme a las 12:00 pm. Trabaja en la mañana y entrena por la tarde después de venir a la Facultad.

“El karate se convirtió en mi vida”

Nació con sirenomelia y fue sometido a una cirugía. Contra los pronósticos adversos a su actividad física, sus padres lo inscribieron a los seis años de edad a la práctica del karate, el cual le ha enseñado siempre a tener una meta presente y a ser disciplinado para administrar su tiempo entre el ejercicio, estudios, familia y amigos.

Para Jonathan lo más difícil son las lesiones. “Los golpes son muy fuertes, me rompí dos veces la rodilla y hace tres años me operaron la mandíbula. A mi mamá no le gusta verme pelear porque le produce ansiedad, pero ya es parte de mi vida y no lo voy a dejar”.

Cuando compite piensa en todo lo que lo ha llevado hasta ahí: el dolor y la entrega. Invita a los universitarios a practicar algún deporte, dedicarle varias horas al día y enfocarse en conseguir una meta. “Aprovechen su educación pues a través de ella se adquiere una perspectiva social”.

Febrero de 2017
 

HOME